Blancorexia, la obsesión por los dientes blancos.

Dentro de la belleza facial, la sonrisa juega un papel fundamental. Es indudable que una sonrisa con unos dientes blancos y bien alineados refleja un aspecto sano y estéticamente atractivo. Por este motivo, es habitual querer tener los dientes blancos. No obstante, si esto se convierte en una obsesión, podemos hablar de blancorexia, un trastorno que puede acarrear serios problemas a nuestra salud dental.

Cuando los dientes blancos son una obsesión

Estamos acostumbrados a asociar dientes blancos a belleza dental. No obstante, debemos saber que los dientes sanos no son totalmente blancos. Con higiene y cuidados adecuados podemos conseguir una sonrisa con una tonalidad bastante clara. También, es habitual acudir a una clínica dental para someterse a un blanqueamiento dental. Estas costumbres son sanas y naturales, pero existen casos en los que esta costumbre se convierte en obsesión.

La blancorexia en una obsesión por conseguir unos dientes cada vez más blancos llegando a someter a las piezas dentales a cualquier tipo de tratamiento sin prestar atención a la agresividad de estos.

Este trastorno provoca que la persona pierda la correcta percepción de la coloración de sus dientes. Necesitando de forma continua verlos aún más blancos.

Las personas que sufren este problema, tienen necesidad continua de someterse a blanqueamientos dentales tanto realizados por odontólogos como otros realizados de forma casera y sin supervisión.

Consecuencias de la blancorexia.

Los productos utilizados para conseguir dientes blancos contienen elementos químicos como pueden ser los peróxidos de hidrógeno o de carbamida, que, utilizados en exceso pueden tener importantes consecuencias negativas sobre la salud dental.

Algunas de estas consecuencias pueden ser:

  • Irritación de las encías.
  • Gingivitis.
  • Hipersensibilidad.
  • Alteraciones del sabor.
  • Desmineralización del esmalte dental.
  • Necrosis pulpar.
  • Pérdida de piezas dentales.

Cómo evitar la blancorexia

La blancorexia puede estar enmarcada dentro de un cuadro clínico psicológico de mayor envergadura que debería ser tratado por un especialista. No obstante, los doctores de nuestras clínicas dentales de Sevilla han elaborado una lista de consejos para evitar, en la medida de lo posible, este trastorno:

  • Sé consciente de la realidad: Se debe saber que los dientes sanos no tienen por qué ser totalmente blancos. Además, se debe saber que la continua exposición de dientes totalmente blancos a la que somos sometidos por los medios de comunicación y redes sociales pueden deberse con mayor posibilidad a intereses comerciales que a la realidad de las personas que los muestran.
  • No existen productos milagrosos: Los productos que se publicitan de esta forma, pueden ser altamente agresivos y perjudiciales para la salud.
  • No utilices remedios caseros: Algunos remedios caseros como el bicarbonato o el limón pueden suponer un serio peligro tanto para la salud de los dientes como de las encías debido a su agresividad.
  • Sigue las indicaciones de los productos: Debes respetar las cantidades y tiempos entre tratamientos indicados por cada producto.
  • Pon tu sonrisa en manos de un odontólogo: Él será el que mejor sepa cómo potenciar la belleza de tus dientes sin perjudicar tu salud.

Si quieres saber más sobre este trastorno, o quieres saber cómo mejorar tu sonrisa de una forma sana, no dudes en pedir cita en cualquiera de nuestros centros.

Leave a Reply