Cuidados dentales durante el embarazo.

El embarazo suele ser un periodo de felicidad. La espera de la llegada de un nuevo miembro de la familia crea ilusión y esperanza, pero también es un periodo lleno de cambios tanto físicos como hormonales en la mujer, por ello, es necesario tener especial atención a los cuidados dentales durante el embarazo.

Complicaciones dentales durante el embarazo.

Según diversos estudios, más del 50% de las personas gestantes sufren gingivitis durante el periodo de embarazo. El aumento de la concentración de estrógenos y progesterona en sangre da lugar a la inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías.

Esta enfermedad, si no se trata a tiempo, puede derivar en una infección de las encías (periodontitis) que puede llegar a destruir tanto el hueso que aloja los dientes como todos los tejidos adyacentes. Esto puede dar lugar a la pérdida de piezas dentales y, además, la infección puede extenderse afectando a otras zonas del organismo.

Está demostrado que las enfermedades periodontales están asociadas al riesgo de parto prematuro, el nacimiento del bebé por debajo del peso idóneo e incluso al aborto espontáneo.

Al mismo tiempo, el avance de las enfermedades periodontales pueden dar lugar a granulomas piogénicos, unos quistes localizados en las encías que provocan dolor y afectan a la capacidad de masticar, la deglución y el habla. Para su eliminación es necesario someterse a una intervención quirúrgica.

Cuidados dentales durante el embarazo.

La prevención es la mejor arma contra la aparición de estas enfermedades durante el embarazo. La higiene dental se convierte en un hecho aún más importante durante los meses de gestación. Mantener una correcta limpieza de la boca dificulta la aparición de complicaciones periodontales.

En ocasiones, las mujeres embarazadas presentan rechazos a los sabores de las pastas de dientes o los colutorios, pero esto no debe ser un motivo para descuidar la higiene dental. Dado el caso, será necesario encontrar otro tipo de sabores, dentro de la variedad de productos existentes en el mercado, que no provoquen nauseas a la futura madre.

Además de la higiene dental, también es importante intensificar el seguimiento de la salud dental por parte de un especialista. Así, se aconseja realizar una primea visita cuando se confirme el embarazo y otra en el segundo trimestre.

Es importante poner al odontólogo en conocimiento del estado de gestación de la mujer para evitar así posibles acciones que puedan dañar el desarrollo normal del embarazo. Durante el periodo gestante se deberán evitar, de forma general, realizar tratamientos como empastes dentales, reconstrucciones o blanqueamientos dentales. En cualquier caso, siempre dependerá de la casuística del paciente, por lo que la supervisión de un odontólogo de confianza se antoja de vital importancia.

Si tienes dudas o quieres ampliar esta información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Leave a Reply