¿Tu boca está preparada para el frío? Prevén la aparición de grietas en los labios y la sensibilidad dental

Ya estamos en otoño y la bajada de las temperaturas comienzan a notarse. Es habitual que nos preparemos para combatirlo con ropas de abrigo y con la ingesta de comidas y bebidas calientes, pero también debemos pensar en prevenir la aparición de grietas en los labios y la sensibilidad dental.

¿Está tu boca preparada para el frío?

Al igual que cuidamos nuestra sonrisa frente al calor, también es necesario hacerlo cuando el termómetro baja. Nuestra boca y la zona peribucal sufren la bajada de las temperaturas al igual que el resto de nuestro cuerpo, por lo que es necesario cuidarlo y protegerlo frente al frío.

Con la llegada de las bajas temperaturas, nuestros hábitos alimenticios cambian pasando a consumirse de forma frecuente bebidas y comidas calientes. Las bebidas (café, chocolate, etc.) suele ir acompañado de grandes cantidades de azúcar y las comidas de esta época suelen ser ricas en grasas. Estos dos elementos pueden perjudicar seriamente la salud de nuestros dientes. Además, al igual que pasa en verano al tomar alimentos fríos, el contraste de temperaturas puede provocar sensibilidad dental.

Grietas en los labios y la sensibilidad dental

Esta sensibilidad proviene de la dentina, que es la parte interna de nuestros dientes y que contiene infinidad de terminaciones nerviosas. La estimulación de estas terminaciones da lugar al dolor que se siente al crear contrastes térmicos en nuestra boca. Esto, además de molesto, puede ser señal de que el esmalte que recubre nuestros dientes presenta grietas o caries o que existe retracción en las encías.

Además de los problemas que el frío puede provocar en el interior de nuestra boca, también es habitual que provoque daño en nuestros labios. Las grietas labiales suelen aparecer con la bajada de las temperaturas y es necesario prestarles atención.

Los doctores de nuestras clínicas dentales de Sevilla aconsejan para prevenir la aparición de grietas en los labios y la sensibilidad dental, evitar fuertes contrastes térmicos al ingerir alimentos además de mantener una dieta equilibrada y una correcta higiene bucal. Al mismo tiempo, aconsejan la utilización de protectores labiales, el consumo de vitaminas C y B2 y el consumo habitual de agua para mantener una correcta hidratación de nuestra boca.

Si quieres saber más sobre cómo cuidar tu boca frente al frío, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Leave a Reply